Omaha Beach La Garita 
17
Dic
2010

Liberación de París

La liberación de París consistió en la entrada de los aliados en la ciudad de París en agosto de 1944.

EL 24 de agosto de 1944; a las 21.22 horas, llegaban a la plaza del Ayuntamiento de París varios half-track (autos oruga blindados) y un tanque Sherman (el Romilly), que constituían la vanguardia de los ejércitos aliados. Los primeros llevaban, en el morro y en sus flancos, nombres memorables de la guerra de España: Madrid, Jarama, Ebro, Teruel, Guernica, Belchite, Guadalajara, Brunete y Don Quijote. Eran las dotaciones de la 1.., 2.. y 3.. secciones de la famosa IX Compañía (incluso los franceses la llamaban la Nueve), del Regimiento del Chad. Las mandaban el zaragozano Martín Bernal, el madrileño Federico Moreno y el andaluz Monto- ya, secundados por el catalán Elías (herido en las calles de París por un francotirador), el canario Campos y el valenciano Domínguez. Con el resto de las dotaciones, un total de 36 ex soldados del ejército republicano español. Los cuatro tripulantes franceses del Romilly completaban el destacamento, que, con toda justicia, llamaron los liberadores de París.

Eduardo Pons Prades. (Sacado de Historia16 nº 111, julio 1985)

 

Los españ oles de "la nueve".

Unos pocos repub licanos españoles, de entre los miles que combatieron junto a los aliados, protagonizarán la liberación de París. Muchos de ellos provenian de las colonias francesas del Norte de África y acabaron formando parte de la 2ª División Blindada comandada por el legendario general Leclerc. Su 9ª compañía era conocida como "la nueve" por ser españoles la mayoría de sus miembros. Al frente de ella estaba el capitán Dronne, a quien Leclerc le asignó el mando porque además de hablar español, era capaz de imponer su autoridad a unos hombres que como él mismo señaló en su diario de marcha "inspiraban temor a cualquiera y nadie quería tomar su mando".

 Esas mismas tropas, tras un periodo de entrenamiento, participarán en junio en el desembarco de tropas aliadas en las playas de Normandía. El éxito del desembarco les permitió avanzar hacia el interior de Francia.


Mientras tanto, en la ciudad de París las acciones de la Resistencia se intensificaron durante el verano del 44. En esas mismas fechas, Hitler destituía al comandante en jefe del Gran París. El motivo, haber carecido del rigor necesario para frenar las acciones de los resistentes. Le sustituirá el general de infantería Dietrich von Choltitz.

 

El 19 de agosto la Resistencia convoca a la ciudad de París a la insurrección. El 21 de agosto se levanta n las primeras barricadas, se vivía una situación de guerrilla urbana con grupos de resistentes atacando pequeños destacamentos de tropas alemanas, muchos de ellos iniciando ya la retirada. El día 23 de agosto, a las 10 de la mañana, Choltitz recibe un mensaje cifrado del alto mando en el que se le ordena destruir la ciudad de París antes de abandonarla. Esto suponía volar sus 45 puentes, acabar también con sus principales industrias, edificios oficiales y su valioso patrimonio artístico incluyendo la Torre Eiffel.

 ¿Arde París? Preguntaba Hitler desde su "Nido del Águila" en Baviera. Sólo una pequeña parte del Grand Palais fue incendiada, el resto

de edificios permanecieron intactos pese a que los alemanes poseían los explosivos necesarios. Las dudas de Choltitz y la acción decidida de la Resistencia impidieron la destrucción de París. El papel desempeñado por los republicanos españoles fue aquí decisivo. Como señaló Charles Tillon, dirigente de la Resistencia , "más de 4.000 españoles estaban en la Resistencia en París". Muchos de ellos se encontraban pa rticipando en tareas de sabotaje en fábricas y en medios de transporte o interceptando un buen número de camiones que salían de la factoría fábrica de coches Panhard, lugar en el que los alemanes almacenaban los explosivos.

 Los aliados lanzaban octavillas sobre la ciudad que rezaban "Resistid, ya llegamos!" . El general Eisenhower, ordena el 24 de agosto que las tropas de la 2ª División Blindada partan hacia París. El general Leclerc lanza una avanzadilla: la 9ª compañía será la elegida. Un total de 120 hombres a bordo de 3 carros ligeros Sherman y un a veintena de blindados half-tracks con nombres como Guadalajara, Teruel, Guernica,... ponen esa misma tarde rumbo a París. En su avance sobre París la compañía se divide en dos, una comandada por Dronne y otra por Granell. Serán los hombres de Granell los primeros en llegar a París.

París era una fiesta. A las 20.45 horas los blindados mandados por el teniente Granell se encuentran a las puertas de París. Tenían dificultades para avanzar por la ciudad y es que aquella tarde una multitud se había lanzado a la calle: aplaudía, cantaba la Marsellesa, besaba y abrazaba a estos hombres que les habían devuelto la libertad. Como dejó escrito el mismo Granell: "tuvimos que librarnos del afecto peligroso que el pueblo de París nos exteriorizaba". Casi una hora más tarde llegaban al ayuntamiento de la ciudad donde les esperaban los líderes de la Resistencia. Las campan as de Notre Dame y del resto de iglesias transmitían la noticia: París era por fin liberada.

A la mañana siguiente entró el resto de las fuerzas de la 2ª División Blindada con el general Leclerc al frente. El 26 por la tard e, ante más de 2.000.000 de parisinos se inició en los Campos Elíseos la parada oficial de las fuerzas de liberación. El general De Gaulle presidía el desfile acompañado de sus generales y de los líderes de la Resistencia, a la  cabeza del mismo  se situaron también los hombres de la novena compañía.

 

 
 
 
 
Solicitud de información
Por favor, introduzca sus datos personales y la consulta que desea realizar. Esta información será recibida a través de e-mail, para que pueda ser atendida adecuadamente.
Nombre y Apellidos
e-mail
Teléfono
Consulta
militaria Hawaianas Ropa vintage surplus medallas vestidos Pin Up